Esta página web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, aceptas el uso de las cookies en tu dispositivo tal y como se describe en nuestra Política de Cookies.
Reservar ahora

Interesante

  • 31983211

San Juan de los Reyes - Un monasterio mágico

El Convento de San Juan de los Reyes, en Toledo, de la Orden Franciscana, fue construido bajo el patrocinio de la reina Isabel I de Castilla con la intención de convertirlo en mausoleo real, en conmemoración de la batalla de Toro y del nacimiento del príncipe Juan.

Es una de las más valiosas muestras del estilo gótico isabelino en España y el edificio más importante erigido por los Reyes Católicos. El convento es, además, un monumento conmemorativo de los logros de los Reyes Católicos y de su programa político.

El responsable de la decoración del templo fue el escultor flamenco Egas Cueman, y en todo momento se observa la presencia de los Reyes Católicos, que transformaran la decoración en una exaltación continua de su reinado y la política.

El interior del edificio se compone de una amplia nave, en cuya cobertura resalta la cúpula y las Bóvedas de estilo gótico. La nave está decorada con capillas situadas entre los contrafuertes.

El claustro es una de las joyas del estilo, que tiene planta cuadrada y dos niveles.

La portada principal fue abierta con posterioridad y labrada según diseño de Covarrubias, pero se realizó muchos años más tarde, cuando se había perdido el gusto por el gótico. Ostenta variedad de esculturas de santos franciscanos que cortejan la imagen elevada de San Juan Evangelista, dentro de un arco conopial. Escudo y cruz coronan el conjunto entre yugos y flechas. Dos soldados, con cota y manto romanos, vigilan la entrada desde la altura de unos contra-fuertes, apunte de renacimiento fuera de lugar.

Motivo de extrañeza para el visitante es la presencia de la tracería de cadenas que en su día serían más numerosas. Son restos y reliquias de cadenas de los cautivos cristianos rescatados de las batallas de Málaga y Almería y que ellos mismos trasladaron hasta Toledo como exvotos de perenne agradecimiento a Dios y a su Reina.

Desde nuestro hotel a tan solo 900 m de distancia del Monasterio, podrás disfrutar de un camino lleno de lugares especiales que ver, como sinagogas, el barrio Judío, entre otros.