Esta página web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, aceptas el uso de las cookies en tu dispositivo tal y como se describe en nuestra Política de Cookies.
Reservar ahora
  • 31986237

Sinagoga Santa María la Blanca

Un lugar que no debes dejar de visitar en Toledo es la sinagoda de Santa Maria la Blanca, un lugar único, lleno de belelza y esplendor

Santa María la Blanca es un templo ubicado en la ciudad de Toledo. Construida en el 1180 como sinagoga y, habiendo funcionando como tal durante 211 años, fue expropiada y transformada en iglesia como consecuencia del pogromo de 1391.

En la actualidad el edificio pertenece a la Iglesia católica, pero no se realiza culto en él. Se encuentra abierto al público y funciona como museo o centro en el que se desarrollan actividades tanto culturales como educativas.

Se trata de una construcción mudéjar, creada por canteros moros. Sus elementos de arquitectura incluyen paredes blancas y lisas, hechas de ladrillo, arcos de herradura y pilares octogonales, decoración geométrica en los frisos y vegetal en los capiteles de los pilares.

Todas estas características y la distribución de los espacios, con sus naves formadas por la sucesión de arcos de herradura soportados por pilares, tienden a recordar la tipología propia de una mezquita.

En Santa María La Blanca destaca sobre todo la incomparable belleza de sus treinta y dos pilastras, por sus capiteles con ornamentación de tallos de piñas y volutas en composición romboidal, entre los cuales no existe uno que sea igual al otro.

La sinagoga se sitúa en el extremo occidental del casco histórico de Toledo, en pleno barrio de la judería y aproximadamente a mitad de camino entre la célebre iglesia de San Juan de Los Reyes y la otra gran sinagoga toledana conservada, conocida como del Tránsito.

Declarada Monumento Nacional en 1930, en la actualidad carece de culto alguno, es visitable y funciona como museo y sede de exposiciones temporales.

Foto: Josedomiz